Los radiadores de baja temperatura son radiadores que aprovechan los sistemas de generación de calor a baja temperatura para obtener instalaciones más eficientes que impliquen ahorros energéticos importantes. Estos radiadores proporcionan un funcionamiento sin problemas a temperaturas de suministro de 40 ° C e incluso menos, con todas las fuentes de energía convencionales así como con todas las fuentes de energía renovables (bombas de calor, calefacción solar, etc.).

¿Qué temperatura de impulsión requiere un radiador de baja temperatura?

El radiador emitirá calor medible al ambiente con una temperatura de impulsión de agua de sólo 35°C. Las mediciones de las emisiones de calor de los radiadores de baja temperatura en función de la diferencia de temperatura entre el ambiente y la temperatura media del agua confirman el correcto funcionamiento con una sobre-temperatura de tan sólo 7°C.

¿Cual es el secreto?

Una masa pequeña se calienta más rápido que una grande. Es una ley física. Los radiadores de baja temperatura contienen entre un 80%-90% menos de agua que un radiador convencional. Además, no tienen materiales pesados que tengan que calentarse primero. El intercambiador de calor por lo general suele ser un aleteado de aluminio y tubería de cobre que transfiere el calor a la habitación inmediatamente. El radiador de baja temperatura reacciona entonces más rápido a una demanda de calor, proporcionando mayor confort con menor consumo de energía. Radiador baja temperatura Los estudios demuestran que una instalación con radiadores de baja temperatura consume entre un 5 y un 15% de energía menos que una instalación con radiadores convencionales, el ahorro depende del método de construcción, el clima y el comportamiento de los ocupantes. Estos es debido a que alcanza rápidamente la temperatura deseada, y porque no siguen calentando innecesariamente al alcanzar la temperatura óptima, por lo tanto se derrocha menos energía.

Menos consumo

Un radiador de baja temperatura se calienta mucho más rápido. La tecnología del intercambiador de calor de cobre/aluminio transfiere su calor a la habitación inmediatamente. Así tu caldera se puede configurar para arrancar más tarde que con radiadores de panel de chapa de acero. Pero el frenado del radiador de baja temperatura también es mucho más rápido. ¿El sol calienta de repente? ¿Están los electrodomésticos o equipos eléctricos en uso? ¿Hay más gente en la casa? A continuación, la temperatura se eleva de manera significativa y el termostato responde. Los radiadores o sistemas pesados seguirán emitiendo más minutos, sobrecalentando la habitación. Pero los de baja temperatura responden de inmediato debido a su baja masa y bajo contenido de agua. Así que no hay despilfarro de calor.

¿Qué son los radiadores de baja temperatura dinámicos?

Este tipo de radiadores, trabajan igualmente con baja temperatura de agua, pero incorporan un ventilador con nivel acústico muy reducido. Con ello, y en los momentos en los que se requiere máxima potencia, ofrecen una importante reducción del consumo, y consiguiendo la máxima eficiencia.

Son radiadores inteligentes en los que, cuando se necesita la máxima potencia, trabajan con el sistema dinámico, y en el momento de mantener la temperatura, trabajan en modo estático. El exponente “n” en los radiadores que trabajan en nodo dinámico se transforma en 1, con lo cual, la emisión es tres veces mayor que si trabaja en modo estático.

Alternativa al suelo radiante

Aunque el suelo radiante sea, en la mayoría de los casos, el sistema de calefacción óptimo en cuanto a ahorro energético y confort, los radiadores de baja temperatura son una buena alternativa si, por cualquier razón, no podemos realizar una instalación de suelo radiante en nuestra vivienda.

Gracias a su baja inercia térmica, los radiadores de baja temperatura también son recomendables en ciertas viviendas de uso ocasional, ya que se adaptan de forma mucho más rápida y precisa a los cambios de temperatura en el interior de la vivienda producidos, por ejemplo, por una mayor presencia de gente o por la radiación solar.

¿Cuáles son las recomendaciones?

  • Situar los radiadores de baja temperatura en las zonas de mayor pérdida térmica, es decir, por debajo de las ventanas y en cerramientos de fachada que den al exterior.
  • El mínimo consumo de energía para calentar el edificio o la estancia, se consigue cuando el tiempo transcurrido en el cambio entre las temperaturas inicial y final del edificio sea el menor posible. Por lo tanto, los edificios han de calentarse usando la máxima potencia de los emisores reaccionado lo más rápidamente posible. Hay diferencias de hasta un 42% de ahorro entre emisores eficientes y emisores convencionales, por lo que los radiadores de baja temperatura son ideales para obtener el máximo ahorro energético.

 

FUENTES:

http://instalacionesyeficienciaenergetica.com/

http://tuclimatizaciononline.es/