“¿Es recomendable?”

“Me han dicho que no calienta lo suficiente”

“Creo que va mal para las varices”

“Tengo entendido que es carísimo”

 

Estas son algunas de las últimas dudas y miedos que nos han trasladado nuestros clientes respecto al suelo radiante, así que como profesionales del sector, hemos decidido que lo mejor para solucionarlas es dedicarle un artículo donde aclaremos las ventajas de este sistema de calefacción (o refrigeración), y así evitar confusiones futuras.

 

Suelo Radiante en Cantabria

 

El primer punto a destacar, es que el suelo radiante sí calienta. Nos hemos encontrado a lo largo de nuestra experiencia algunas instalaciones que no pasaban de 19 grados, esto tiene una sencilla explicación, el suelo radiante está mal instalado. Bien por un mal diseño, o por alguna fuga o desperfecto, un suelo radiante bien instalado nos va a dar la temperatura de 24 grados sin mayor complicación, propiciando de esta manera un confort al cliente mayor que con otros sistemas de calefacción. Este confort lo conseguimos gracias a la mayor temperatura del aire cercano al suelo respecto al aire a la altura de la cabeza, lo cual sitúa este sistema muy cercano a la calefacción ideal (calor de abajo hacia arriba).  Aparte tendremos un aire más saludable por la no producción de sequedad, y la ausencia de corrientes de aire con la correspondiente reducción de polvo.

Además tendremos el calor repartido de forma más uniforme por toda la casa, no concentrándose en los puntos concretos donde se encuentren ubicados los radiadores (radiadores que ahora nos ahorraremos, ganando espacio en nuestro hogar).

Esto puede llevar a pensar que supondrá un gran gasto de energía, por la gran superficie que abarcamos, pero nada más lejos de la realidad, ya que estamos trabajando con un calor radiante de baja temperatura que ronda los 30-45 grados.

 

 

Cabe destacar como ya hemos hecho en alguna ocasión, pero nunca viene de más recordarlo, que el suelo radiante es el único sistema de calefacción recomendado por la OMS  (Organización Mundial de la Salud), por lo que directamente podemos descartar las dudas respecto a si puede perjudicarnos el sistema circulatorio de nuestras piernas o las de nuestros seres queridos.

Esto es gracias a que la temperatura la tendremos siempre regulada, la cual no superará los 24 o 25 grados.

 

Sistema Difutec de suelo radiante

 

Por último, entrando en temas económicos, sí que es cierto que el presupuesto para un sistema de calefacción por suelo radiante es más elevado que el que puedan precisar los sistemas tradicionales. Sin embargo esto tiene un retorno, ya que estaremos ahorrando de un 10% a 20% en la factura, que a la larga, hará de este sistema la mejor opción económica posible.

 

Por todo lo explicado anteriormente, ni que decir tiene que con este sistema por supuesto estaremos ayudando a la preservación del medio ambiente!

 

Tras esta información, creo que ya estamos capacitados para responder la pregunta que titulaba el artículo:

Definitivamente, SÍ.

 

Fuentes:

www.certicalia.com

www.ovacen.com

www.caloryfrio.com