El suelo radiante es el mejor sistema de calefacción que existe pero, para que sea verdaderamente eficiente, ha de cumplir con una serie de requisitos que no todas las empresas instaladoras deciden implementar. A continuación, os explicamos 6 elementos clave que debéis tener en cuenta a la hora de conseguir el suelo radiante más eficiente.

Elección óptima de los materiales

El primer paso para conseguir una instalación insuperable de suelo radiante es elegir correctamente los elementos que la componen.

  1. Panel aislante liso. El panel aislante es uno de los elementos básicos en el sistema. Los paneles lisos siempre son más eficientes que los paneles de tetones ya que favorecen la distribución horizontal del calor y la homogeneidad de temperaturas en el pavimento.
suelo radiante más eficiente

Panel liso

Panel de tetones

 

Nuestra recomendación en paneles lisos es el Panel ALB DIFUTEC® que proporciona unas prestaciones térmicas excepcionales. Este panel dispone de una lámina de aluminio de 0,25mm de espesor que proporciona un mayor rendimiento térmico, en comparación con sistemas tradicionales, gracias a las cualidades del aluminio como difusor térmico. La utilización de este panel permite trabajar a muy baja temperatura de impulsión, optimizando así el consumo energético y las prestaciones del sistema.

suelo radiante más eficiente

Panel ALB Difutec instalado por Ingeosolar

2. Tubo. La colocación de la tubería que compone los circuitos del suelo radiante es un factor imprescindible para conseguir un rendimiento óptimo y adecuado a las prestaciones que se pretenden.  El tubo ideal es el llamado de Multicapa que, aparte de ser un tubo más duradero y sin empalmes, lo que garantiza su estanqueidad, cuenta con una capa de aluminio que favorece una mayor conductividad del calor.

suelo radiante más eficiente

Tubo multicapa de ALB

3. Banda perimetral. Aislamiento perimetral que evita la creación de puentes térmicos y permite la dilatación, en caso de producirse, de la losa de mortero.

4. Mortero autonivelante. Tal y como explicamos en un anterior artículo, existen varias vías para la optimización de una instalación de suelo radiante. Una de las más eficaces, y a veces menos empleada, es la utilización del mortero adecuado. Los morteros autonivelantes de anhidrita pueden cumplir esta función al presentar una elevada conductividad calorífica y poder ser aplicados en el mínimo espesor especificado por la norma UNE EN 1264.

Mortero autonivelante de anhidrita

Diseño óptimo del sistema

Una vez elegidos los mejores materiales, es necesario diseñar el sistema de circuitos del suelo radiante de la forma más eficiente. Para ello hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. El paso. El paso del tubo es la distancia existente entre las tuberías del suelo radiante. Una buena instalación de suelo radiante es la que adecua el paso del tubo a las características de cada estancia de la vivienda. El paso dependerá de las siguientes cuestiones:

1.1. Uso de la estancia. Dependiendo del uso de la estancia se usará un paso distinto. En los baños, por ejemplo, el paso debe ser menor, mínimo de 5 cm. En cambio, en las zonas de paso, como los pasillos, la necesidad de calor es menor por lo que el paso aumentará.

Suelo radiante mal diseñado. Demasiada distancia entre tubos.

Suelo Radiante en Cantabria

Suelo radiante diseñado por Ingeosolar

 

1.2. Orientación. Las estancias orientadas al Norte son más frías, de ahí que el paso de la tubería se reduzca.

1.3. Elementos de pérdida de calor. Las ventanas y puertas son elementos por lo que se puede escarpar el calor. Por lo tanto, en las zonas adyacentes es necesario disminuir el paso.

1.4. Aislamiento. En estancias con mejor aislamiento la distancia entre los tubos será mayor.

2. Longitud de los circuitos. Para que el sistema funcione de forma óptima, lo mejor es realizar un reparto equitativo de los metros de cada circuito. Si el circuito es demasiado largo habrá una pérdida de presión y el agua no fluirá correctamente. El intervalo entre 50 y 100 metros sería lo más aconsejable, siendo 85 metros la longitud ideal de un circuito de suelo radiante.

suelo radiante más eficiente

Colector con las longitudes de los siete circuitos

3. Resistencia térmica. La norma europea de suelo radiante EN 1264 indica que en función de dónde se vaya a instalar el suelo radiante, el panel aislante ha de tener diferente resistencia térmica. Los valores de resistencia térmica marcados por la norma son los siguientes:

· Panel entre habitaciones calefactadas: R= 0,75 m2K/W

· Panel sobre terreno o espacio no calefactado: R= 1,25 m2K/W

· Panel sobre voladizo. Temperaturas exteriores: Hasta 0.C, R = 1,25 m2K/W.  Entre 0 y -5.C, R = 1,5 m2K/W.  Entre -5 y -15.C, R = 2 m2K/W.

Suelo Radiante Más Eficiente de Ingeosolar

El compromiso de Ingeosolar con la calidad y la eficiencia es nuestra seña de identidad y, por eso, nuestros suelos radiantes están siempre diseñados teniendo en cuenta las necesidades de cada vivienda y apostando por el uso de los mejores materiales.

A la hora de pedir presupuestos recuerda estas claves y, sobre todo, que Ingeosolar trabaja para que nuestros clientes tengan el suelo radiante más eficiente del mercado.