A la hora de elegir la caldera de gas para la vivienda hay muchos parámetros a tener en cuenta: desde cuál es la potencia necesaria hasta la normativa vigente en el momento de su instalación, pasando por el tipo de combustible o el número de baños de la vivienda. A continuación desgranamos todos estos aspectos para hacer más sencillo el proceso de elección de tu caldera:

1. Tipo de vivienda donde se instala

A la hora de elegir la caldera de gas para un piso, las condiciones son diferentes a las de instalar en una vivienda unifamiliar, por ejemplo. Los metros cuadrados determinarán la potencia de calefacción necesaria y, por lo tanto, el tipo de caldera más apropiado para cubrir nuestras necesidades.

A su vez, es importante conocer qué uso se va a hacer de la caldera, concretamente saber cuántos baños y aseos habrá en la vivienda donde se instale y el número de personas que residen en ella. Dependiendo de si en ellos habrá también bañeras o duchas y si habrá un uso simultáneo de estas, se necesitará más o menos cantidad de agua caliente.

bano_1

También es importante conocer el aislamiento con el que cuenta la casa, ya que influirá en el consumo de la caldera, así como la zona geográfica donde se ubica ya que la temperatura exterior condiciona el funcionamiento de la caldera.

2. Tipo de combustible con el que funciona

Hay que tener en cuenta si la vivienda cuenta con espacio para colocar un depósito de gasoil o si llega a la zona gas natural. A su vez las calderas se pueden clasificar según el tipo de cámara de combustión:

 – Caldera atmosférica

Se caracteriza por tener una cámara de combustión abierta, es decir, coge el aire para la combustión de la estancia en la que se encuentra. Este tipo de caldera de gas es potencialmente peligrosa y por esta razón  ya no se puede instalar en viviendas.

 – Caldera estanca

Su cámara de combustión es totalmente estanca (la caldera se alimenta del aire del exterior del local). Este es el tipo de caldera que se instala en viviendas.

Dentro de esta categoría encontramos la caldera estanca convencional, la caldera estanca de baja emisión de NOX y la caldera estanca de condensación

La caldera estanca de condensación destaca por su elevado rendimiento (superior al 100%) debido al aprovechamiento del calor residual de los gases evacuados tras la combustión. En lugar de desaprovechar este calor, se aprovecha para calentar el agua del circuito produciendo un ahorro de aproximadamente un 25% en gas. Para este tipo de caldera hay que tener en cuenta que al enfriarse los gases de la combustión, estos condensan (pasan a estado líquido), por lo que será necesaria la instalación de un desagüe para estos condensados.

Principio-de-funcionamiento-de-una-caldera-de-gas-a-condensación

En septiembre de 2015 entró en vigor la directiva Erp de ecodiseño. Aunque todavía se puedan adquirir otro tipo de calderas por estar dentro del mercado, a partir de esa fecha solo se pueden fabricar calderas de condensación, ya que obtienen mejores rendimientos estacionales con menor número de emisiones contaminantes.

Además, también es obligatorio mostrar la etiqueta energética, con información sobre el producto, y las calderas de condensación obtienen una clasificación energética de tipo A.

3. Tipo de producción de agua caliente sanitaria (ACS)

– Caldera de solo calefacción

Solo genera agua caliente para el circuito primario (calefacción), aunque se puede instalar un acumulador externo para la producción de ACS.

– Caldera mixta instantánea

Produce agua caliente tanto para el circuito primario como para el de ACS. La producción de agua caliente es al momento en función de la demanda. Algunos modelos de mixtas instantáneas incorporan micro acumulación, que consiste en un pequeño depósito de entre 3-5 litros de agua precalentada. En el momento de la demanda se suministra primero el agua precalentada, con ello se minimiza la espera y se ahorra agua, ya que no es necesario dejar correr el agua para que esta llegue caliente.

– Caldera mixta con acumulación

Incorpora un acumulador (la capacidad dependerá del modelo y del fabricante) que mantiene el agua caliente a una temperatura constante. Esta caldera está especialmente indicada para viviendas con gran demanda de ACS.

elegir la caldera de gas

4. Tipo de potencia que necesito

Para calcular la potencia de la caldera hay que determinar las necesidades de calefacción de la vivienda. A nivel muy genérico, se puede consultar el cuadro siguiente, pero recuerda que, por seguridad y eficiencia, es imprescindible que un arquitecto o ingeniero realice los cálculos exactos y establezca la mejor potencia.

Aislamiento
Zona Malo Medio Bueno
Muy Fría 135 115 81
Fría 120 102 72
Templada 105 90 63
Cálida 95 80 57

(Unidades en Watios)

Para determinar la potencia de la caldera: multiplica el valor que corresponda por los m2 de la parte de la vivienda a calefactar y aumenta el valor en un 20%. Este aumento del 20% es un valor orientativo para poder tener un margen de seguridad y una mayor potencia en momentos de arranque y de bajadas de temperatura extremas.

Un ejemplo: Tenemos una vivienda en una zona montañosa, muy fría, con un aislamiento malo y una superficie de 150m2 para calentar. El valor en la tabla, según los datos de la vivienda, sería 135W. Se multiplica por 150 m2 y se añade el 20%. El resultado es de una potencia de 24,3 kW.

En viviendas, las gamas de calderas más comunes son:

20kW: potencia mínima, limitada inferiormente por la capacidad de suministrar agua caliente sanitaria de manera confortable. Por debajo de esta potencia las marcas generalistas no las suministran.

23-25kW: potencia más común, suficiente para la mayoría de viviendas.

28-30kW: potencia para viviendas grandes y lugares fríos o muy fríos.

33-35kW: potencia para viviendas muy grandes y lugares muy fríos.

40-45kW: potencia muy alta para viviendas grandes o muy grandes y con aislamiento deficiente. Es poco común en viviendas.

Erkanclima-Radiadores-BT-E2_Tecnology

5. Tipo de sistema de calefacción

Si además de la caldera está pensando en renovar tu sistema de calefacción hay que tener en cuenta que las calderas de condensación combinan perfectamente con sistemas eficientes como radiadores de baja temperatura o suelo radiante.

En INGEOSOLAR, además de contar con calderas que cubran todo tipo de necesidades, contamos con un servicio de asesoramiento especializado, que le ayudará a encontrar la caldera que mejor se adecue a su vivienda.

FUENTES:

www.tuandco.com

www.nosolocasa.com

www.caloryfrio.com