El pasado viernes procedimos a instalar una de nuestras flamantes calderas de condensación de la campaña LOVE CALDERA. Al llegar a la vivienda, nuestro técnico se encontró con esta peligrosa situación: una caldera atmosférica antigua. Además esta caldera tenía la salida de humos totalmente obstruida por lo que parece ser un nido de ave.

peligro de las calderas atmosféricas peligro de las calderas atmosféricas

La instalación de calderas atmosféricas está prohibida desde 2010 y desde hace unos años, tanto los fabricantes de calderas como los organismos de gobierno, recomiendan a los usuarios que sustituyan estas calderas por otras más seguras.

Pero, ¿por qué esa prohibición? Las razones están claras.

Motivos de la prohibición de las calderas atmosféricas

En primer lugar, por tema de seguridad y salud. Las calderas atmosféricas funcionan absorbiendo el aire de la estancia en la que están instaladas. De esta manera utilizan el oxígeno presente en dicho aire para la combustión, expulsando los gases procedentes de dicha combustión mediante una chimenea. En caso de defecto de combustión, dichas calderas pueden provocar intoxicaciones así como por fallos en la expulsión de los gases, como es el caso que os mostramos hoy.

peligro de las calderas atmosféricas

El segundo motivo para cambiar la vieja caldera atmosférica por una de condensación es la eficiencia energética. Una caldera de condensación tiene rendimientos muy superiores a los de una caldera atmosférica.

En Ingeosolar siempre intentamos lograr la mayor eficiencia energética posible en todas nuestras instalaciones pero, si además podemos contribuir a la seguridad de las personas, no nos queda más remedio que recomendar fervientemente la sustitución de una caldera atmosférica por una de condensación.