¿Por qué debemos instalar una caldera de biomasa en nuestra casa? ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de elegir una caldera? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes acerca de adquirir una caldera de biomasa.

La biomasa es uno de las mejores opciones para calefacción de un modo ecológico-sostenible y eficiente. Además de ser una energía renovable, regional y al alcance de todos. Sin embargo, existe tal diversidad de equipos y precios que probablemente no sepas por dónde empezar o te pierdas entre la cantidad de opciones y diferentes argumentos que te ofrecen.

Caldera de biomasa

En otros post ya hablamos de las diversas opciones en estufas y termoestufas de pellets, pero si lo que prefieres es una caldera, presta atención a este artículo. En primer lugar diferenciaremos los tipos de caldera de biomasa que existen:

1. Tipos de calderas de biomasa y pellets

  • Calderas semiautomáticas: están diseñadas para instalarse en el garaje. Pueden tener limpieza automática o no, un depósito para echar los sacos de pellet, pocos pasos de modulación y poco control sobre la combustión secundaria. Habitualmente muchos equipos tienen el mismo diseño que una estufa de agua. Requieren una limpieza entre semanal y mensual, y habitualmente un depósito de inercia.
  • Caldera automáticas y eficientes: son equipos con amplia gama de modulación. Según la instalación de calefacción se puede instalar sin deposito de inercia. La limpieza se realiza una vez al año y el cajón de las cenizas se saca cada dos toneladas consumidas, en la mayoría de las viviendas dos veces al año.
  • Calderas con tecnología de condensación: Son calderas totalmente automáticas que además incorporan tecnología de condensación de los gases de salida. De esta manera aprovechan hasta un 15% más el calor disponible y reduciendo notablemente las emisiones de partículas, al lavar los humos de salida. Al ser caldera de baja temperatura, se puede trabajar con cualquier sistema de calefacción sin deposito de inercia. De esta manera conseguimos simplificar notablemente la instalación. Si te interesa el ahorro, la eficiencia y las mínimas emisiones, esta es la caldera.

Caldera pellets Okofen

 

2. Tipo de edificación

En general, diferenciamos entre quienes están construyendo una casa y requieren de una caldera nueva, y quienes ya cuentan con una pero quieren cambiar la existente, sea por fallo técnico o por su alto consumo energético.

En una casa nueva, en construcción, es importante aprovechar la oportunidad para diseñar la sala de calderas y el silo de manera que queden óptimamente integrados en el edificio. Por ejemplo, es bueno poder tener en cuenta la distancia y acceso desde la caldera al silo para su recarga.

Una ventaja en edificios nuevos es que no hace falta instalar energía solar térmica (obligatorio por parte del CTE), ya que la biomasa cubre con creces los requisitos mínimos. No obstante, es importante mencionar que se puede integrar de manera óptima la energía solar con la calefacción por biomasa si se diseña de manera correcta.

3. Necesidades de calefacción y potencia

No es lo mismo elegir una caldera para la vivienda habitual que para una casa de fin de semana o vacaciones estivales. Para vivienda habitual tendrás que decantarte por sistemas más serios en cuanto a instalación requerida, necesidades de espacio, autonomía, etc. Para estancias ocasionales, probablemente te apañarás con las estufas de pellets más pequeñas, que calientan aire y lo liberan a la estancia donde se encuentran.

La potencia depende de varios factores, pero sobre todo de los metros cuadrados a calefactar, el aislamiento de la casa y la zona climática. Lo normal es que se calcule con unos 70 – 100 W/m². En caso de contar con suelo radiante, se puede reducir ligeramente la potencia, ya que por lo general, el edificio se calienta de manera más continuada. Reduciendo de esta manera los picos de demanda térmica que pudiera llegar a haber con radiadores.

Aerotermo caldera

4. Autonomía de las calderas de biomasa

A raíz de lo anterior, interésate por los niveles de programación de cada caldera y si por ejemplo, se encienden automáticamente. Si la caldera va a ir destinada a tu vivienda habitual, no te interesa estar todo el rato pendiente de si se enciende, de si está funcionando o no, de si necesita reabastecimiento de combustible, cómo controla la temperatura, etc. Para un fin de semana, quizás no tenga tanta importancia para ti o se adapte al tiempo en el que estás ahí.

5. Espacio disponible

Cuanto más completas son las calderas de biomasa, normalmente son más aparatosas y requieren más espacio para la caldera en sí, tolva de combustible, etc. Cuando te decidas por un modelo en concreto, pregúntale al instalador sobre las necesidades reales de espacio. No sólo tiene que “caber” el equipo, sino que el acceso al mismo debe ser suficiente para tareas de mantenimiento.

caldera de biomasa

Además, el lugar destinado a almacenar el combustible deberá estar cubierto y deberá minimizar la humedad ambiente, para que no reduzca su eficiencia en el momento de ser quemado. Las calderas automáticas habitualmente tienen un silo de almacenamiento para hacer una carga con un camión una vez al año.  Si se hace con sacos, es cómodo pedir un pallet de sacos a domicilio y también ocupan espacio.

6. Tipo de combustible empleado

Influye en el tiempo de quemado, la frecuencia de rellenado de la tolva y por supuesto, de la potencia calorífica (no es lo mismo un pellet de madera, que la cáscara de almendra). Además, no todos los combustibles están disponibles en una misma zona. En las zonas olivareras, el hueso de aceituna se encontrará más fácilmente. En zonas de pinares, los pellets de madera serán los más abundantes. Aprovechar los recursos locales tiene una ventaja adicional: se suelen encontrar precios más ventajosos al reducirse los costes de transporte. Incluso en ocasiones es posible comprar directamente al productor, ahorrando costes de intermediarios.
Si quieres comodidad, poco mantenimiento y automatización, tienes que elegir el pellet de madera.

caldera de biomasa

Si tienes disponibilidad de leña, estás dispuesto a atender la caldera al menos una vez al día y a limpiarla cada dos semanas, puedes utilizar una caldera de gasificación de leña. Estas tienen mayor rendimiento que una caldera de leña tradicional, lo que te permite cargar menos veces, limpiar mucho menos y según como sea la instalación automatizar bastante la calefacción interior de la vivienda.

Por otro lado, las calderas de gasificación controlan el tiro de la chimenea, ajustando el aire de entrada a la combustión para que esta sea más lenta y extraiga todo el calor de la madera. Si se instala con un depósito de inercia térmica, que acumula gran cantidad de agua caliente para la instalación de calefacción y ACS, te permite programar cuando se calienta la vivienda independientemente de cuándo atiendas la caldera. Así puedes cargar la caldera un par de veces al día y tener agua caliente y programar la calefacción cuando mejor te venga.

Leña o pellets

Si quieres leña, estas dispuesto a llenar cada 1-2h de calefacción y a limpiar prácticamente todos los días, puedes también utilizar un hogar calefactor de leña o una cocina calefactora. Su rendimiento no es tan bueno y necesitan una atención más intensiva. También tienen sus propias ventajas. Permiten ver el fuego en el salón. Además las cocinas te permiten cocinar a la vez que calientas el agua y la calefacción.

Si te has decidido por el pellet, hay gran infinidad de equipos: estufas de aire, estufas de agua, calderas semiautomáticas, calderas automáticas, calderas incluso de condensación y microcogeneración (que generan electricidad a la vez que calor para la calefacción)

caldera biomasa

7. Mantenimiento de los equipos

Dependiendo del tipo de combustible, hay equipos que requieren limpieza casi a diario para que funcionen de forma óptima. El mantenimiento en otros deben realizarlo exclusivamente profesionales. Por tanto, este punto es algo muy importante a considerar a la hora de elegir un equipo u otro. Pregunta al comercial o instalador sobre las necesidades de cada uno en particular y elige el que más te convenza.

 

INGEOSOLAR propone la utilización de CALDERA DE BIOMASA cuando se cumplen alguna de estas premisas:

  • Sustitución de equipos de combustibles fósiles (Gas Natural, Propano y Gasóleo).
  • Aprovechamiento de recursos naturales cercanos (leña, astillas, hueso de aceitunas…)
  • Mejora la calificación energética de la vivienda.
  • Ayudas a fondo perdido a este tipo de instalaciones, que pueden llegar hasta un 50%.
  • Calentamiento de agua caliente mediante acumulación.
  • Conexión con el sistema de calefacción existente.
  • Disponer de espacio suficiente, aunque existen soluciones adaptadas en función del nivel de acumulación de Biomasa.

Para cualquier consulta no dude en preguntarnos. Somos expertos instaladores en calderas de biomasa. Nuestros proyectos realizados así lo avalan.

 

FUENTES:

www.energiasrenovablesinfo.com

www.greenrevista.es -> Artículo escrito por Eva Mantecón, Ingeniera industrial y Directora Gerente de Abrego ingeniería.

www.hargassner.es